Con un pie dentro

BP3(1)Ya estamos con un pie metido en el agua… Mañana viajaremos hacia Albacete y pasado comienza la aventura con la misa de Envío a las 12 de la mañana, aunque antes nos haremos presentes en la misa de niños.

A partir de mañana sábado las noticias se centrarán en el trabajo que vayamos a realizar diariamente. Así, daremos noticia, sobre todo pensando en los miembros de la parroquia, de los actos diarios programados y de los que se vayan añadiendo sobre la marcha. Porque, no lo olvidéis, la misión es una realidad viva que trata siempre de dar una respuesta concreta a las personas del lugar y por eso en un momento determinado puede ser necesario realizar algún pequeño cambio de programa.

De los Papeles del Buen Pastor voy a recoger un par de reflexiones del párroco respondiendo una vez más a preguntas formuladas porque pueden ser las preguntas que se hacen algunas personas:

Nos encontramos cerca del tiempo fuerte de la misión. Cuando se publique esta entrevista estaremos ya a pocos días del tiempo fuerte. – ¿Qué es el tiempo fuerte? – El tiempo fuerte, como el nombre indica, es el plato gordo de la misión. Es el tiempo en el que estará con nosotros el equipo misionero y en el que se desarrollarán las acciones y actividades más significativas de la misión. El tiempo fuerte va del domingo 10 de febrero al domingo 10 de marzo, en plena Cuaresma.

Según se nos ha comentado hay un montón de acciones a realizar en este mes de misión. – ­¿No crees que van a ser muchas cosas en poco tiempo? – Sí, por eso se le llama tiempo fuerte. El ritmo será fuerte, pero creo que necesitamos que nos saquen de nuestras rutinas, de nuestras inercias y de nuestros argumentos, y eso sólo se puede hacer así, provocando un shock en nuestras personas que nos haga cuestionarlo todo y abrirnos a la esperanza de una vida nueva, vivida plenamente desde Dios. Y por eso, os aseguro, merece la pena dejarnos llevar por este conjunto de experiencias que conforman la misión.

Y ya que encabeza la nota de hoy la imagen del Buen Pastor, permitidme unas palabras suyas: Yo soy el buen pastor y he venido para que tengáis vida y la tengáis en abundancia. Para esto es la misión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *