Dejad que los niños…

Los niños somos amigos de la vida”, dice la canción. Y eso queremos que vivan en Albacete: un par de días de amistad, un par de días de vida, un par de días en los que crezcan como personejas y como cristianos.

Respondiendo a la petición de algunos padres hemos abierto el encuentro a los hijos. Así, (lo hemos comprobado), apoyamos y favorecemos el esfuerzo que estos padres hacen en su educación humana y cristiana. Pensamos que como misioneros que queremos serlo al estilo de Jesús, respondemos así a su invitación: “Dejad que los niños vengan a mi”. Y como no puede ser de otra manera, trataremos de crear un ambiente de satisfacción y de alegría.

Bajo la cariñosa supervisión de Begoña, de Gloria, de algunas madres y de algunos jóvenes, hay una serie de actividades previstas: Una gavilla de juegos; una kermesse (tómbola); tiempo tranquilo de trabajos manuales; alguna canción para escenificar y ofrecer a los mayores; algún ratito en la piscina; alguna peli infantil… Y desde luego, la participación en la fiesta de la noche y todos los ratos que vivan con los mayores.

Esperamos que para ellos también sean unos días de vida y de esperanza.

Y hoy, la canción:

Los niños somos amigos de la vida.
Los niños somos amigos de la paz.
Somos amigos del Sol y la justicia.
Los niños somos amor y mucho más.

Y es que contamos, ¡sí, sí! Con Jesucristo,
camino abierto de vida y de verdad.
Juntos y amigos con Él caminaremos
hacia un futuro de amor y de hermandad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *