Espinardo: El día 3º

La calle nos espera… Poco a poco, una de las tareas principales en esta misión, y durante todo el tiempo, va a ser la calle. La calle y las casas, porque estamos comprobando por la acogida de las personas que la visita es algo que desean la mayoría de las personas de las zonas que estamos visitando.

Ya lo anunciábamos ayer, buscamos encontrarnos con vosotros y llevaros la Buena Noticia de que Jesús quiere tener una cuna especial en vuestros corazones, aquí en vuestro barrio. La misión es sólo una señal. Y las primeras casas para encontrarnos van a ser la de Pepe y Adora en la calle Larga y la de Pepa Urrea, en San Ignacio 21, al final de la calle Pintor Hernández Carpe. La hora, os la digo mañana.

La foto de hoy también dice algo. No basta con la iglesia, también las casas, la calle, las personas… son lugar de encuentro con Jesús. Sí, la calle nos espera.

Pero también tendremos los actos habituales de estos días: a las 10 de la mañana, un ratito de oración. Por la tarde, a las 7, la misa festiva y participada.

¡Nos vemos!

Y hoy en Zaragoza, a las 8 de la tarde, en casa de Ángel y Maite, C/. Cervantes 16, 3ºB, hay reunión de grupo.

Todos Misioneros

Id por todo el mundo…
Estas palabras están dichas para mi.
Soy continuador de tu obra.
Soy tu compañero en la misión.
Gracias, Jesús.
Me encuentro emocionado por tu confianza.

La mies en verdad es mucha
y los braceros pocos.
Quiero ser uno de ellos.

Muchas personas están caídas
y pasamos de largo.
Quiero ser buen samaritano.

Conviérteme primero a mi,
para que yo pueda anunciar a otros
la Buena Noticia.

Dame audacia.
En este mundo escéptico y autosuficiente
tengo vergüenza y miedo.

Dame esperanza.
En esta sociedad recelosa y cerrada,
yo también tengo poca confianza en las personas.

Dame amor.
En esta tierra insolidaria y fría,
yo también siento poco amor.

Dame constancia.
En este ambiente cómodo y superficial,
yo también me canso fácilmente.

Conviérteme primero a mi,
para que yo pueda anunciar a otros
la Buena Noticia.

GRACIAS, JESUS.
Me encuentro emocionado por tu confianza.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *