Espinardo: El día 5º

Ayer me encontré con una persona dura de oído y le dije:

– Mañana, crecerá.

Me contestó: – ¿Quéeee?

Que mañana crecerá.

¿Cómoooo?

– Que mañana crecerá el grupo de la oración de las 10 de la mañana. Hoy ha crecido bastante y mañana esperamos que crecerá también, porque al ser día de fiesta civil hay más tiempo para dedicar a las cosas de la fe.

Pero mañana, comienza algo especial. Estamos a un paso del día de la Virgen del Adviento, la Inmaculada, y por eso la Eucaristía (misa) de las “7” de  tarde tendrá un tono especial, pues vamos a hacer tres días dedicados a la Madre. ¿Os adjunto una oración? Venga:

Madre,
porque eres camino de esperanza
en mi oración te invoco:

– Enséñanos la virtud de saber esperar
en la oscuridad de la fe, como lo hiciste tú.

Tú, Madre, que sabes de esperanzas cumplidas,
de esperanzas no frustradas,
enséñanos a esperar
por encima del miedo, la desilusión y el fracaso:

Más que la madre la venida del hijo,
más que el enfermo la salud,
más que la joven esposa su primer hijo,
más que el pobre el reparto equitativo,
más que todos los hombres
la Paz, la Justicia, la Libertad,
el Amor entre los pueblos…

Señora de la Esperanza, Virgen y Madre,
tú que esperaste
el cumplimiento de la Promesa:
enséñanos a esperar,
a esperar sin desmayo,
aunque el gozo que esperamos se retrase.

Y como en el día de la Constitución no queremos favorecer el problema del paro, mañana seguiremos con las visitas. Y estos días nos centraremos en la zona de las Barracas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *