Intermedio

Santos-Martires-coreanos-tapiz-de-la-canonizacionHoy, día 20 de septiembre, es una fiesta simpática y confortadora para todas aquellas personas de  fe que quieren llevar adelante la tarea de la evangelización, o si queréis, de la Nueva Evangelización en medio de dificultades. Hoy se celebra la fiesta de san Andrés Kim, de Pablo Chong y de los compañeros mártires de Corea. Mártires todos; o sea, personas que vivieron la fe con más dificultades que nosotros. Fueron víctimas de la persecución religiosa contra la Iglesia católica durante el siglo XIX en Corea. Al menos unos 8.000 creyentes fueron asesinados durante esta persecución, 103 de los cuales fueron canonizados en mayo 1984 por el papa Juan Pablo II. Rompiendo un poco con la tradición y el protocolo, ya que la ceremonia no fue en Roma, sino en Seúl.

La fe católica llegó a Corea al final del siglo XVIII con la lectura de varios libros católicos escritos en chino. Las más fuertes y dinámicas comunidades católicas fueron dirigidas casi enteramente por laicos hasta la llegada de la primera misión francesa en 1836. E incluso, posteriormente, estas comunidades católicas tuvieron que seguir adelante sin la presencia continua de sacerdotes ordenados.

Al celebrar esta fiesta quiero hacerme eco de este hecho que hoy puede tener dentro del ámbito en que nos movemos un significado especial, pues la fe debe conservarse y crecer por encima de toda estructura, incluida la del ministerio sacerdotal. Y por si queremos un “testimonio al canto”, permitidme una cita del Papa Francisco de hoy mismo: “Es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia” [] “las mujeres están formulando cuestiones profundas que debemos afrontar. La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer y el papel que esta desempeña. La mujer es imprescindible para la Iglesia. María, una mujer, es más importante que los obispos. Digo esto porque no hay que confundir la función con la dignidad“.

Desde esta página quiero animaros a todos (más bien a todas) cuantos lleváis adelante la tarea de formación evangelizadora en Grupos y mantenéis con vuestro testimonio una fe muy viva, tanto en vuestras familias como en vuestras comunidades parroquiales.

Algunos, como el sacerdote Andrés Kim, nos sentimos animados y estimulados por vosotros/as. Por eso termino con las palabras de ánimo de una seglar murcianica: ¡Animo, valientes!

Imagen nuevas 095

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *