La cosa sigue

La cosa sigue calladamente, porque estamos ya embarcados en un tiempo también especial de preparación que se extenderá hasta semana santa.

El viernes, con unas actividades complementarias terminaban estos días especiales de motivación misionera. Primero fue el encuentro con los chavales y chavalas de poscomunión; luego vino la Eucaristía “poblada” en un día especial para nosotros, misioneros. Sin solución de continuidad nos juntamos un buen grupo de adultos, jóvenes y algún niño en un concierto hermoso de Canción Cristiana en el que participaron Paco Martínez, Javier F. Chento y Amalio and family. Y terminábamos la jornada a eso de la una de la madrugada con el grupo de novios que se han venido juntando con nosotros durante estas dos semanas.

Un broche gozoso con el que han culminado unos días de intenso y fructífero trabajo. Desde esta página dejadme dirigirme a vosotros con un “hasta pronto”.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Pepita dice:

    Aunque han pasado varios dias de haber terminado la primera parte de la mision en Puente Tocinos, quiero decir algo. Primero que el no haber participado mas dias es debido a mi condicion de madre de familia, pero los pocos dias que he participado han sido para mi de gran intensidad y esperiencias muy intensas. Y en segundo lugar agradecer el cariño que me han demostrado, Asun, Luis Mari y Javi, con motivo de mi aniversario de boda (37 años).

  2. Pepe dice:

    En estos dias de mision en Puente Tocinos me he sentido muy cerca de estas personas, han despertado en mi el interés más profundo de trabajar por Cristo y su Evangelio. Se hace vivo en estos dias, aquello de «mandar obreros a la mies». Todos tenemos nuestro lugar, porque «todos formamos parte del cuerpo de Cristo».

  3. Asun dice:

    Que hermoso es » ser llamado» a llevar la Buena Noticia a los pobres. Cada misión te exige empezar de nuevo, renovar tus deseos, poner tu confianza en Dios, abrirte a los demás, dejarte evangelizar por ellos. Nunca es igual. Todo lo hace nuevo Dios, y por eso a pesar de que el tiempo también pasa para nosotros nos sentimos vivos, ilusionados como si fuera la primera vez, pero con el poso que va dejándote la misión. Gracias Señor por llamarme a esta tarea y sobre todo por tanta gente buenísima que has puesto en mi camino. Asun.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *