Rompiendo el silencio

CIMG4260Hace días que no intervengo en la página, pero no porque el trabajo misionero esté parado, sino por todo lo contrario. Estos días hay mucho trabajo de retaguardia, preparando el próximo retorno a la parroquia del Espíritu Santo de Espinardo y completando el trabajo iniciado en la parroquia de san Pablo de Zaragoza.

Ayer sentía un nuevo impulso misionero con las palabras del Papa en la Exhortación Evangelii Gaudium: «Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. En esta Exhortación quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría». Este es el inicio, pero más exigente es el contenido posterior: «Es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente, aunque eso aparentemente no nos aporte beneficios tangibles e inmediatos: los sin techo, los toxicodependientes, los refugiados, los pueblos indígenas, los ancianos cada vez más solos y abandonados, etc. » Son dos llamadas que quisiéramos vivir con gozo evangelizador mezclado con el cáliz del Crucificado actual en estas dos realidades misioneras que tenemos encima.

iglesia_exteriorEl viernes próximo, a las 20 horas, trataremos de concretar la llamada sentida en el barrio de san Pablo en un encuentro de discernimiento con el Consejo de Pastoral de la parroquia.

El sábado por la mañana viajaremos al sureste para comenzar por la tarde estos días especiales de misión (o, de misión especial) en el Espíritu Santo de Espinardo. ¡Apoyadnos con vuestra compañía orante, aunque sea a distancia! Pero, si queréis hacerlo mejor, enviarnos como Teresita de Jesús, o como Pepe, algún saludo/comentario.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *