También puede ser la tuya

Con CorpusEsta comunicación es el inicio de lo que ofreceremos en el encuentro de verano de Albacete. Nos ha parecido que es positivo brindaros estas palabras de Corpus, seglar de un pueblo de Navarra, Lodosa, que comenzó su andadura de servicio caritativo-social y misionero, con un poco de resistencia, precisamente en una misión.

Y creo que es bueno ofreceros el comienza de esta experiencia que ya ha cumplida 27 años porque te puede servir también a ti. ¡Esta experiencia puede ser la tuya! Vamos a reproducir sus palabras.

C1– Corpus, tenemos noticia de que tu andadura de servicio y misionera comenzó en una misión y más o menos de esta manera; cito de memoria unas palabras tuyas: – ¿Y para que venís a Lodosa a misionar, si ya somos buenos?; ¿para qué necesitamos una misión?

– Pues esa es una realidad de mi vida; una de las grandes realidades, porque esto viene de febrero/marzo de 1986. Yo suelo decir que aunque me ponga un poco turulata de la cabeza nunca voy a olvidar esa fecha.

Y es cierto, antes sor Piedad me había insistido en que yo participara en la preparación de la misión y me negué en redondo. Yo vivía volcada en mi casa, en mi marido y mis hijos; era una persona creyente porque así me lo habían inculcado mis padres, mi madre que era una gran mujer; también es cierto que yo andaba buscando algo más porque algún rinconcillo de mi vida estaba un poco vacío.

Bueno y buscabas de vez en cuando ganar unos duros a las cartas, al continental.

– Pero algo se quedaba vacío porque, a pesar de que yo me negué con todas mis ganas y con todas mis fuerzas a participar en la misión, cuando Asun y Pablo entraron en mi casa yo les dije, pero si no necesitamos misiones, si ya somos buenos, yo voy a misa, me gusta rezar; ¡qué tonta de mi no me podía imaginar la empanada que ese “pájaro” de Padre Dios que le llamo yo me tenía preparada!

C2– Y luego ya viniste un poco por educación con Corona, tu hermana, a la misión.

Claro que si, que siendo buenos como éramos pues no estaba bien visto que nos quedáramos al margen.

Tuvimos con nuestro padre Luis mari en los bajos del ayuntamiento el primer encuentro; ¡parece que lo estoy viendo, eh!.

– Venga, paramos esto…

Esto es el aperitivo; en el encuentro de Albacete más… Y quizá también, después del encuentro, en esta página web; (hay que reservar el primer lanzamiento).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *