Últimos días

misionerosEn estos días de misión tan diferentes de otros trabajos misioneros estas son las últimas cosas con las que estamos completando el calendario diario.

Tras la reunión de revisión de ayer en la que la satisfacción ha sido general iremos completando trabajos que se van viendo necesarios. Uno de ellos, el primero, será poner en marcha una Comisión Joven para programar el trabajo a realizar con los jóvenes del pueblo. Esto lo haremos hoy, miércoles, a las 7 de la tarde.

Mañana, jueves, volvemos a tener reunión todo el grupo de Animadores Misioneros de la parroquia y con quienes se han unido al grupo en la última reunión.

Ayer se vio la posibilidad de nuevos campos de trabajo. A parte de las personas que se van a ir visitando en sus casas; tratarán de motivar, por ejemplo, a personas que acuden a cáritas, a personas con quienes se pueden encontrar en la peluquería, a madres jóvenes en los parques y a las que van a llevar a sus hijos a la escuela, a ese grupo un tanto más indefinido de “amigos”… Todo un esfuerzo de testimonio tan necesario en el mundo un tanto frío religiosamente en el que nos ha tocado vivir.

Y a vosotros, quienes leéis estas noticias, os pedimos que nos acompañéis con vuestra oración. La dirección de este trabajo le corresponde a los primeros misioneros, Jesucristo y su Espíritu.

Decidirse  por Él

Dice Dios:
Sal de tu tierra.
Deja la casa paterna.
Y ponte en camino.
Yo te mostraré otra tierra.

No te quedes.
Aquí unos hombres
han puesto cadenas a otros hombres.
No te acomodes a esta situación.
No consientas lo más mínimo.
Di: ¡No!
Ven y sígueme.
Vamos a hacer otra tierra.
Una ciudad verdadera.

jesus caminoSalió Abrahán a caminar por el desierto
y no había más que arena.
Caminó muchos días y muchas noches.
Aprendió a mirar lejos, muy lejos.
Sus ojos no se cansaron de buscar.
Al fondo estaba la esperanza:
la Tierra Prometida.

Se hizo su mirar profundo,
guiado por la luz impalpable de la fe.
Sabía pisar tierra,
pero su mirada estaba colgada del infinito.

Plantaba cada noche la tienda del futuro
sobre la arena fugitiva del presente.
Madrugaba cada mañana para seguir adelante
y anunciaba día a día lo nuevo.

Caminó Abrahán hasta su muerte,
sin saber exactamente a dónde iba,
fiándose de Dios,
en busca de la Tierra Prometida.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *